lunes, 19 de febrero de 2018

Falso cheesecake de arándanos vegano (sin gluten/sin lactosa)

Como muchos sabéis, hace unas semanas tuve la suerte de ser seleccionada y participar en el último casting de Masterchef 6. Para esta ocasión, quería presentar un postre apto para celíacos y vegano, que apeteciese a todo el mundo y que además fuese sano. Mi objetivo quedo cumplido, ya que fueron muchos los compañeros participantes del casting que lo probaron porque se corrió la voz y despertó mucho interés. Estoy muy orgullosa del resultado final de falso cheesecake de arándanos vegano, han sido muchos los amigos y familiares que han ido probando las pruebas que hice y a todos les ha gustado


Presentación después del emplatado en el casting al aire libre

Ingredientes para una tarta de 10 cm y 2 tartitas individuales:

Base
40 gr de almendra entera o harina de almendra
40 gr de copos de avena o harina de avena
dátiles 
1 puñado de arándanos deshidratados
2 cucharaditas de aceite de coco
1cucharadita de cacao en polvo 100% desgrasado

Relleno
125 gr de anacardos crudos, remojados en agua toda una noche
125 gr de tofu
2 cucharaditas de aceite de coco
1 cucharadita de agar agar
100 gr de arándanos frescos
70 gr de sirope de agave

Mermelada de arándanos
25 gr de arándanos frescos 
1/2 lima
1 cucharada de semillas de chia

Presentación después del emplatado en el casting al aire libre

Para hacer la base, ponemos las almendras en una procesadora y las trituramos (hacemos la misma operación con los copos de avena). Mezclamos las 2 harinas resultantes, agregamos los dátiles y los arándanos y volvemos a triturar todo junto. Por último, incorporamos el aceite de coco derretido y mezclamos de nuevo. El resultado será una masa pegajosa y compacta que extendemos y aplanamos bien con los dedos en la base de un molde desmontable. Meteremos en el congelador para que endurezca.

Para hacer la crema, trituramos los anacardos que hemos dejado en remojo la noche anterior. Escurrimos los anacardos en un colador y los ponemos en una procesadora junto al tofu, el sirope, el aceite de coco derretido y el agar agar. Trituramos todo hasta obtener una crema ligera que dividimos en 2 partes iguales. Vertemos sobre la base de la tarta una parte de la mezcla y metemos el molde en el congelador.



La otra porción la devolvemos a la batidora y añadimos 100 gr de arándanos frescos. Trituramos de nuevo. Cuando la primera capa esté dura, agregamos la mezcla con los arándanos y volvemos a meter en el congelador.

Para preparar la mermelada de arándanos, sólo tenemos que triturar los arándanos junto con las semillas de chia y la lima. La tara debe estar por lo menos un par de horas en el congelador y puede tomarse helada o dejar que se atempere un poco (a mi me gusta más así). Si la vais a tomar congelada podéis poner la capa de mermelada en la parte superior y meter en el congelador hasta que la consumáis. Si la vais a tomar a temperatura ambiente, queda mejor con la mermelada recién hecha.

Esta tarta la he hecho con un molde pequeño, ya que, como podéis ver, todos los ingredientes son muy calóricos y con una pequeña porción quedaréis más que saciados ya que llena mucho. 

El mantener el blog activo requiere muchos recursos y esfuerzo diario. Gracias a vuestra colaboración, podéis ayudarme a mantener esta iniciativa activa, seguir experimentando en la cocina y difundiendo mis recetas. Tú puedes ayudarme mediante una donación desde cualquier parte del mundo vía paypal o tarjeta de crédito. GRACIAS