lunes, 28 de agosto de 2017

Pan de trigo sarraceno con pipas (sin gluten / sin lactosa)

Siguiendo con mis pruebas de pan, hoy os enseño unos Panecillos de trigo sarraceno con pipas. Como en las Mini Hogazas de Pasas y Nueces, el resultado ha sido bastante bueno aunque queda mucho para que salgan como realmente quiero.


Ingredientes para 6 hogazas pequeñas:

200 gr de almidón de trigo
15 gr de harina de arroz
35 gr de trigo sarraceno
6 gr de psyllium
6 gr de Goma Xantana
7 gr de sirope de agave
7 gr de levadura fresca
5 gr de sal
4 gr de levadura química
250 gr de agua del tiempo
1 cucharada de café de pipas de girasol
1 cucharada de café de pipas de calabaza
1 cucharada de café de semilla de chia



Mezclamos por un lado todos los ingredientes secos (almidón, harinas, semillas, goma xantana, psyllium, sal ...) y por otro los líquidos (agua y sirope) junto con la levadura. Cuando todos los ingredientes secos están bien mezclados y la levadura disuelta en los líquidos, vamos incorporado los segundos en el bol donde están los primeros y amasamos (yo uso una amasadora para que quede bien integrado todo). Cuando la masa tenga una consistencia compacta, la sacamos del bol y amasamos ligeramente sobre una encimera con harina de arroz. 

Mi idea inicial era hacer una fermentación fría, pero tras dejar la masa obtenida en el mismo bol cubierto con un paño en la nevera durante 12 horas y ver que no aumentaba nada su tamaño y que además se quedaba algo seca, terminé la fermentación fuera. Así logré que aumentara su tamaño. La fermentación la hice con la masa dividida en 6 porciones para no manipular mucho la mezcla, pero la próxima vez probaré a hacerla de una pieza y luego dividirla para ver si queda mejor.

Cuando la masa tenga el tamaño indicado, podemos dejarla en una única pieza o dividirla, como hice yo, en 6 hogazas pequeñas. Ponemos papel de horno sobre una bandeja de cocina, hacemos unos cortes en la masa para que tenga greña y horneamos.


Hay que precalentar el horno a 250 grados. Bajar a 230 grados cuando vayamos a meter el pan (en ese momento vertemos un par de vaso grandes de agua en otra bandeja de horno que pondremos debajo de la de los panes). Dejamos 10 minutos con calor arriba y abajo, luego bajamos a 200 grados y tenemos otros 15 minutos. Pasado este tiempo sacamos el agua y para que no haya vapor y dejamos que termine de dorar otros 10 min.

Queda un pan consistente, con corteza crujiente y de miga compacta y jugosa. Para ser el primer pan que hago estoy muy satisfecha. Iré mejorando la técnica y como siempre os lo iré contando :-) Os animo a probar la receta con las variaciones que se ajusten más a vuestras necesidades y que me lo vayáis contando. Así, entre todos, podremos conseguir hacer panes caseros ricos.