viernes, 21 de julio de 2017

Fruta: coco

El coco es un fruto seco del que se consume su semilla. Su pulpa, agua y aceite tienen multitud de propiedades beneficiosas, siempre que se consuma con moderación. A mi me encanta tomarlo de cualquier manera, ya habéis visto que suelo prepararme bebida vegetal de coco para tomar solo o mezclada en batidos.


La composición del coco varía a medida que este madura. La grasa constituye el principal componente tras el agua y es rica en ácidos grasos saturados (88,6% del total), por lo que su valor calórico es el más alto de todas las frutas. Aporta una baja cantidad de hidratos de carbono y menor aún de proteínas. Así mismo, el coco es rico en sales minerales que participan en la mineralización de los huesos y en potasio. En cuanto a otros nutrientes, destaca su aporte de fibra, que mejora el tránsito intestinal. 

Su consumo ocasional y en cantidades moderadas se considera adecuado. No obstante, el coco es una fruta que no se aconseja para aquellas personas que sufran alguna dolencia cardiovascular al contener una importante cantidad de ácidos grasos saturados, así como a aquellas personas que se encuentren siguiendo una dieta de control de peso, al poseer un elevado valor energético. 

La fibra del mismo al ser soluble, previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en la sangre) en la persona que tiene diabetesEl agua de coco es el líquido que se halla en el interior de la pulpa; cuanto menos maduro esté el fruto más abundante será y también más rico en nutrientes. Se considera una bebida isotónica natural.

Composición por 100 g
de porción comestible
Calorías351
Grasas (g)36
Hidratos de carbono (g)3,7
Fibra (g)10,5
Potasio (mg)405
Magnesio (mg)52
Vitamina E (mg)0,7
Vitamina C (mg)2
Ácido fólico (mcg)26
mcg = microgramos
* Fuente: Wikipedia