jueves, 20 de abril de 2017

Pasta Zero Zero (sin gluten/sin lactosa)

Conocéis la pasta Zero Zero? Yo la probé la semana pasada y me recordó mucho a los fideos de judía mungo. Esta pasta es apta para personas con diversas intolerancias ya que no contiene gluten, lactosa, azúcar y sodio. Se trata de un alimento 100% vegano, bajísimo en calorías (9 Kcal/100 gr, mientras que la pasta tradicional tiene unas 350 calorías) y con un alto contenido en fibra. La Pasta Zero Zero está hecha de Glucomanano, una harina sin gluten que se hace con la raíz de la planta Konyaku.

La pasta Zero Zero viene precocinada. Lo único que hay que hacer es abrir la bolsa, lavar y enjuagar la pasta con agua fresca. Como absorbe agua se recomienda pasarla por un paño de cocina limpio para absorber parte del agua o dejar que el agua se evapore en la sartén antes de añadir la salsa (yo los puse directamente en la sartén después de lavarlos). Una de las características de Zero Zero es que siempre está al dente, muy suelta y absorbe el sabor de la salsa que le eches. Como os comentaba, su textura es un poco gelatinosa, muy similar a la de la pasta oriental de judía mungo. Yo la preparé de una forma muy sencilla y sana, hice unos taquitos de tomate que salteé con perejil y cebollino picado, sal, pimienta y un poquito de aceite de oliva virgen extra. El resultado es un plato de pasta rápido de preparar, muy sano y bajo en calorías (si lo que buscas es controlar tu peso).

Esta pasta puede permanecer en la despensa a temperatura ambiente (hasta 25ºC) durante 12 meses. Si la temperatura es mayor o si has abierto el empaque, puedes guardarla hasta 3 días en la nevera (no el congelador).



Alejandra Yéspica y Miguel Ramos son los creadores del método ALEFit de Nutrición Funcional y han traído a España la pasta Zero Zero, unos espagueti aptos para todo tipo de comensales, ya que no contienen gluten, cereales, hidratos rápidos, sal ni sodio.