jueves, 16 de marzo de 2017

Salsa romesco (sin gluten/sin lactosa)

Con estos días tan buenos, nos hemos decidido a aprovechar el calorcito para hacer unos calçots con salsa romesco en la barbacoa. Como ya me quedé con las ganas el año pasado de disfrutar al 100% de la calçotada, porque no conseguí encontrar una salsa romesco sin gluten, este año he probado a hacerla casera y ha quedado muy rica y además también es perfecta para acompañar tanto a carnes como a pescados.


Ingredientes para un bowl grande de salsa:

4 tomates grandes maduros 
1/2 cabeza de ajos
1 puñado generoso de avellanas crudas
1 puñado generoso de almendras crudas
4 ñoras grandes
1 chorrito de vinagre de Jerez
1/2 tacita de café de aceite de oliva virgen extra 
Sal 

La calçotada es una fiesta gastronómica típica de la comarca del Alto Campo (Tarragona), que en las últimas décadas se ha extendido y puede degustarse en casi cualquier parte durante el final del invierno y comienzos de la primavera. 

Los calçots son una variedad de cebolletas que se asan directamente sobre llamas de sarmientos y aderezados con salsa romescoEl ritual gastronómico requiere servirlos en una teja, envueltos en papel de periódico, y ensuciarse las manos al comerlos.


Para hacer la salsa romesco, lo primero es dejar las ñoras en remojo unas 5h. Yo las pincho para que no se queden flotando y pongo un plato pequeño encima para que penetre bien el agua y se hundan.


Por otra parte lavamos los tomates y los colocamos en una bandeja junto con los dientes de ajo enteros y sin pelar. Deben estar en el horno unos 45 min. a 180º Durante los últimos 10 min. de horneado metemos las avellanas y las almendras para dorarlas un poco.
Cuando los tomates y los ajos estén templados los pelamos (los ajos, con presionar con un tenedor por la raíz, salen perfectamente). Mientras, hay que separar la carne de las ñoras de su piel rascando con un cuchillo.
Cuando tenemos todo listo colocamos los ingredientes en un vaso de batir y trituramos hasta que quede homogéneo con textura crema. En este momento, añadimos el vinagre, el aceite virgen extra y la sal al gusto.
    TruKo: a mi esta salsa me gusta templada, si la hacéis el día anterior, dejadla fuera de la nevera un par de horas antes, para que se atempere.